Asociación inscrita en el registro del ministerio del interior, Servicio asociaciones Madrid
FEDERACIÓN DE LAS ASOCIACIONES:
MILICIAS NAVALES UNIVERSITARIAS Y
OFICIALES DE COMPLEMENTO DE INFANTERÍA DE MARINA

El Hespérides Se Pone Al Día

Por primera vez desde que fue entregado a la Armada en mayo de 1991, el Buque de Investigación Oceanográfica (BIO) Hespérides ha faltado este año a su tradicional cita con la Antártida. El buque insignia de la ciencia española ha cesado también en los últimos meses su trepidante actividad en otras aguas, para recalar en los astilleros de Izar en Cartagena. Allí está siendo sometido, desde el pasado noviembre, a una profunda revisión y actualización de sus sistemas científicos y de plataforma, en un proceso al que se ha destinado un presupuesto de 13,5 millones de euros que serán Financiados por el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Esta profunda puesta a punto del Hespérides, se hace coincidir con el Periodo de Inmovilización Programada de los años 2003 y 2004 (el habitual tiempo de parada anual previsto para el mantenimiento y recorrido de los buques de la Armada). Las obras a las que se está sometiendo el BIO servirán para «recuperar la condición puntera con la que nació el buque, ya que durante los doce años que lleva navegando la tecnología ha evolucionado mucho y el barco tiene que adaptarse a las nuevas circunstancias. Tenemos que actualizar los equipos científicos y técnicos a la última generación», apunta el capitán de fragata Francisco Jardón, comandante del BIO.

La actualización en curso corresponde en puridad a lo que se define como «modernización de media vida operativa», que se realiza a los buques de la Armada al filo de la mitad de su tiempo de permanencia en servicio, estimado en torno a 30 años. Pero, en el caso del Hespérides, el proceso se ha adelantado algún tiempo porque «tras doce años de andadura, el buque ha cubierto ampliamente sus expectativas al ser su actividad mucho más intensa que la de otros barcos», señala Jardón, quien destaca que el BIO mantiene una media de 270 días de mar anuales... y gran parte en aguas, como las antárticas, muy duras.

TRAS DOCE AÑOS DE
INCESANTE ACTIVIDAD, EL
BUQUE DE INVESTIGACIÓN
OCEANOGRÁFICA SE
SOMETE A UN PROFUNDO
PROCESO DE
MODERNIZACIÓN
Y MEJORA

 

Mejoras

Entre las obras afrontadas en el Hespérides en la factoría de Izar Cartagena, figuran la revisión total de los motores principales y auxiliares, la sustitución de los sistemas contra incendios y de servicios generales, y la modificación de la habitabilidad del buque. En cuanto a su equipamiento electrónico naval, se sustituirán los dos radares de los que dispone, así como el sistema de navegación.

En el apartado del que podría definirse simbólicamente como auténtico «sistema de combate» integrado en la plataforma para cumplir sus misiones, se cambiarán la totalidad de sus equipos científicos dotándole de sensores para la investigación mucho más modernos.

Pero no sólo cambiará el interior del BIO. El exterior se someterá también a una remodelación que variará algo su tradicional silueta. Así, perderá los pasillos descubiertos de babor y estribor, de la cubierta 0.1, que se ganarán como espacios interiores para aprovechar al máximo espacios de habitabilidad.

Para todas estas obras, el Ministerio de Ciencia y Tecnología ha habilitado una partida de once millones de euros para las modernizaciones que pueden definirse de media vida, y otros dos millones y medio para las obras de mantenimiento previstas en el periodo de inmovilización programada.

Si se cumplen los plazos de reparación previstos, el Hespérides volverá a estar operativo el cinco de julio de 2004. Para esta fecha está previsto que Izar entregue el buque a la Armada y está programado que en el mes de agosto se inicien las campañas.

Después de la transformación del buque, que finalizará en julio, la dotación de personal de la Armada quedará reducida (de 57 a 46 hombres) ampliándose sin embargo la capacidad de embarque de científicos desde los 29 hasta 37. En el mes de septiembre de 2004 realizará una campaña en el Mar de Alborán, para comenzar a mediados de octubre su tránsito hacia la Antártida donde desarrollará su tradicional campaña polar durante los meses de diciembre de 2004 y enero y febrero de 2005. Durante los viajes de ida y vuelta al continente austral, el Hespérides realizará estudios en aguas de Cádiz y en el mar Caribe.

En los últimos doce años, antes de la modernización que ahora experimenta, el Hespérides ha realizado más de 90 campañas científicas. A la tradicional antártica (que en realidad agrupa en si varias campañas diferentes), se han unido regularmente otras también regulares como la dirigida todos los meses de agosto por el Instituto Hidrográfico de la Marina, en colaboración con el Instituto Español Oceanográfico, el Instituto Geológico Minero y la Universidad Complutense, para el estudio de la Zona Económica Exclusiva española.

De todas las actividades hasta hoy realizadas, la expedición que el capitán de fragata Jardón destaca es la denominada «Riesgos Geoambientales», que se desarrolló en varias fases entre los meses de junio y septiembre de 2003 sobre los pecios del Prestige.

Con la puesta a punto del Hespérides, España verá aun más potenciada su capacidad para continuar la intensa labor de investigación oceanográfica que viene realizando en continuo crecimiento desde hace ya muchas décadas. «Dentro de esa actividad creo que el BIO es un buque emblemático, ya que permite realizar las campañas más avanzadas y punteras que afrontan los investigadores españoles en el medio marino», concluye el comandante del Hespérides, quien espera con impaciencia poder volverse a hacer a la mar.

Ángela de la Llana

REVISTA ESPAÑOLA DE DEFENSA - FUERZAS ARMADAS - 2004

Inicio de sesión