Asociación inscrita en el registro del ministerio del interior, Servicio asociaciones nº 5403 Madrid
MNU
OCIM
FEDERACIÓN DE LAS ASOCIACIONES:
MILICIAS NAVALES UNIVERSITARIAS Y
OFICIALES DE COMPLEMENTO DE INFANTERÍA DE MARINA

El Transporte Estratégico Anfibio: (Un Análisis Comparado del Potencial Norteamericano Y Europeo en el Horizonte de 2010)

INTRODUCCIÓN

En el presente trabajo se han tomado en consideración las aportaciones que tánto Estados Unidos como los distintos países europeos están haciendo en el terreno del transporte anfibio militar. Ni que decir tiene que estas capacidades pueden verse completadas por la presencia de otros medios de transporte naval, probablemente de origen civil, que pueden satisfacer sin demasiados problemas algunas necesidades de traslado de personal o de medios logísticos. Sobre todo cuando la zona de operaciones ya está asegurada por las fuerzas propias. Pero este análisis se ha centrado en lo que podríamos definir como el transporte de asalto.

Por ello, los medios reseñados son los medios de que disponen las respectivas marinas de guerra, cuyo rasgo principal es que están dotados de algunas características especiales que los hacen idóneos para proyectar la fuerza embarcada sobre tierra, incluso antes de que existan plenas garantías acerca de la seguridad del área de desembarco. Para ello pueden incluir desde aeronaves hasta diversos tipos de embarcaciones de desembarco, o una combinación de ambos recursos. Debido a sus características, tales buques no necesitan llegar a un muelle de atraque clásico. El asalto puede llevarse a cabo sobre playas no preparadas o, directamente, sobre puntos situados más al interior. También puede actuarse sobre un puerto, pero sin necesidad de exponer a los grandes y vulnerables buques a la acción defensiva que se haya podido improvisar (minas, quizá artillería ligera y media, acciones puntuales de hostigamiento a través de medios sutiles, etc.). Sólo después de que estas zonas estén aseguradas será factible el empleo de otros buques de transporte, más clásicos, para incrementar a conveniencia el contingente militar y los pertrechos que se haya decidido trasladar al teatro de operaciones.

Ahora bien, no debe olvidarse que los buques anfibios, además de estar acondicionados para llevar a cabo operaciones como las reseñadas, también cumplen la función más básica de transporte de tropas o de material militar, en lo que se conoce como desembarco administrativo. Es más, a diferencia de los buques civiles que puedan ser contratados para reforzar dicho transporte, se trata de buques de disponibilidad inmediata. Eso incluye las plataformas, las dotaciones y hasta la predisposición para acudir con presteza al lugar requerido.

Por último, los buques anfibios también constituyen la punta de lanza del transporte estratégico naval del país que disponga de ellos en operaciones de otro perfil, como las de apoyo a la paz (en sus distintas variantes) o las que tienen por finalidad prestar ayuda a los afectados por catástrofes naturales. Debido a este cúmulo de circunstancias, se entiende que el celo puesto en la potenciación del transporte anfibio constituye un magnífico indicador (no el único, pero sin duda el más importante) del potencial de la fuerza aportable desde el mar por cada Estado, o por las organizaciones internacionales en las que aquéllos se integran.